miércoles, 9 de diciembre de 2009

CARTA A MI PRIMO

Me parece raro estar escribiendo esta carta para vos.. Si, los dos vivimos haciendonos los duros cuando en realidad somos dos nenes todavía, imposible olvidarme de vos. Sí, aunque vamos a estar ligados de por vida por la sangre y por nuestras madres primo, a partir de ahora el vínculo lo hacemos los dos.
Está de más decir que te voy a extrañar, aunque eso no es lo que importa. Creo que lo de hoy, fue más bien caer en lo que estaba pasando, que si lo sabía, pero no lo quería creer.. Y es que siempre te tuve tan arriba, que nunca pensé realmente en que un día te ibas a ir. La posibilidad era tan remota, que seguía pensando que mi Edu siempre iba a estar para mí.
Y sé que siempre va a ser así. Nunca me faltaste. Hubieron situaciones horribles en mi vida, tantos momentos que preferiría borrar, tantos dolores que a veces eran indescrpitibles.. Si tengo que rescatar a las personas que estan conmigo desde que nací son pocas, vos, mi mamá y mi papá. Por que siempre me contaron, obviamente que no tengo recuerdos de esa época, que vos siempre estabas encima mío, que me jodías todo el día y que me decías Mina. (Que fumabas Edu? jaja)
Bueno, si me acuerdo de algo, hasta que nacieron la Luci y Augusto eramos los reyes del mundo. Vos el rey, yo la reina. Así nos trataban, fuera de joda. Es que siempre dicen que los primeros son los que más reciben (y después los que más sufren). Vivíamos en la casa del abuelo en San Pablo, jugabamos con un barco de madera que el abuelo debe haber traido de uno de sus tantos viajes, siempre creí que mi abuelo quiso ser Colón. La caja de monedas que tenían un olor a óxido impresionante, los boomerangs color flúo y las paletas. Te acordás Edu? No sé quien de los dos tiene peor memoria.
Después nacieron, como si vinieran a jodernos el mundo nuestros dos hermanos. Sí, practicamente al mismo tiempo, como si tu mamá y la mía se hubiesen puesto de acuerdo para concebirlos. No recuerdo si estabamos celosos, si realmente estabamos felices o si sentíamos que nuestro reinado se venía abajo. La cuestión es que indefectiblemente estos dos pequeños nos cambiaron la vida. De ahí en más, lo siguiente que recuerdo es verte todos los días en mi casa, o yo en la tuya, yendo al parque San Martín a jugar a la rayuela y a las hamacas, haciendo competencia de quien se empujaba más alto (solos, obviamente, pero siempre haciamos trampa diciendonos que nos empuje alguien de atrás) y saltaba más lejos. Eramos re pendejos, nos hacíamos aca cayendonos de la hamaca y sin embargo la pasabamos demasiado bien. Siempre se perdía el Bruno o yo, la pendeja sensible lloraba por que me daba miedo que el Coco se escape. Eramos tan chiquitos Edu.. Venian a mi casa y veíamos películas todas las tardes, nos bañabamos en el hidro de mi mamá, jajaja, corríamos, los domingos con toda la familia presente, hacíamos las misiones (nunca jamás me voy a olvidar de eso) que consistían en ir al comedor de mi casa donde estaban todos los viejos y entrar debajo de la mesa sin que nos vean. Obviamente el que comandaba eras vos, después seguía yo, y ambos los manejabamos a tu hermana y mi hermano. Y siempre algún viejo nos cagaba la misión, creo que nunca fue exitosa. Pero que bien que la pasabamos.
Cuando venías a comer a mi casa todos los martes y jueves, te sentabas al lado mío y yo en un momento me daba cuenta que te quedabas viendo la ventana, y siempre le decías a mi mamá, que no entendías por qué "la casa de atrás tiene una puerta que da al vacío."
Y empezamos a crecer sin darnos cuenta, y a seguir siempre juntos a pesar de que nos peleabamos por las típicas boludeces de la edad.. Llegó un momento en que ya no nos disfrazabamos en carnaval, hasta lo veíamos pelotudo.. Llegamos a deprimirnos por tener que ir a Maimará (sé que a vos también te pasó), los carnavales los empezamos a vivir de otra manera, ya no nos causaba gracia el comentario boludo de mi hermano o ir a lo del abuelo a veces era enfermante.. Y así hacemos el camino, nos enseñaron a caminar Edu.. Ahora nos toca caminar solos.
Y no fue hasta hoy que lo entendí Edu, finalmente te vas y comenzás tu vida como adulto, y dejás de a poco el Edu que jugaba conmigo en la pileta. Y lo peor esque esto es producto de mi propia melancolía. Creí que realmente, no me iba a doler tanto.. Que la barrera no me iba a vencer, que no iba a llorar tanto en el acto de colación ese.
Será la acumulación de cosas, serán los momentos que pasé con vos, los lazos, las charlas, los almuerzos que compartimos, las veces que me haces reír, los consejos, la ayuda, el acompañamiento, la música que habremos escuchado juntos, las películas de disney que nos sabíamos de memoria, las cosas que habré aprendido con solo mirarte y analizar mi comportamiento años después. No sé, capaz será saber que la próxima soy yo, que el cómodo lugar que tengo en mi casa, con mi cama, mi cuarto, mi mamá, mi compu, mis primos, mi colegio, se tiene que terminar.. Y tenemos que aprender a seguir solos.
Y seguir solos, cambiar, empezar.. Nos da miedo. La rutina es el maldito hábito del hombre. Y si sos adolescente, y encima te tenés que mudar, solo.. El miedo es todavía más grande. Es al pedo que escriba esto, en realidad estaría tirandote abajo primo, pero no.
Si hay algo que siempre me demostraste es que vos podés, que aunque sea difícil lo hacés, los desafíos no son imposibles, y este tampoco. También se que adentro tuyo hay una voz que grita Independencia! hace ya bastante tiempo. Dejar el colegio al que fuiste, dejar tu casa, tu familia, cuesta.. Pero vas a encontrar cosas mejores, vas a formarte y vas a ser el primer médico de la gama de mis primos.
Saber eso me pone tan orgullosa Edu, saber que soy prima, casi hermana de una gran persona.. De alguien que aunque nos separen kilómetros va a estar, que siempre se va a hacer sentir. No quiero tirarte mas palasos, estoy segura que irte no se te hace fácil.
No te voy a mentir, vas a extrañar todo. Vas a querer volverte en varias oportunidades. Vas a querer tirar la toalla y volver bajo el ala protectora de tu mamá y tu tía, pero tambien confío en que no lo vas a hacer, en que tenés la capacidad y la madurez para quedarte y pensar que vos podés.
Algunas noches van a ser melancólicas, sí. Algunas otras, vas a agradecer ser más independiente. Y hoy Edu, empieza la verdadera vida, en la que te vas a caer y te vas a levantar..
Es al pedo decirlo, aunque yo parezca bastante fría, siempre podés hablar conmigo y contarme lo que sea.. No parece pero sé de bastante, me interesás y te quiero, y eso es lo que cuenta. Creo saber guardar ciertos secretos, puedo ser la mejor confidente que alguien puede tener si me lo propongo. Y eso te lo digo Edu, estoy, para cuando vos quieras, estoy. A un mensaje de texto, una llamada teléfonica, un mail, o en el MSN. O capaz que te caigo a tu depto de improvisto y salimos juntos.
No quiero verte mal, quiero verte feliz de que estás realizando de a poco las tareas que el ser humano generalmente se propone al iniciar su vida. Terminaste el colegio, te graduaste, vas a estudiar Medicina y vas a ser un gran médico. Y sabés? Preparate, en dos años tu prima te va a ir a joder las pelotas cuando se sienta sola. Que vas a hacer, vos no elegís tu familia. :)
Para cerrar esto Edu, quiero dejar de mariconear y llorar cuando escribo esto. Sé feliz, nunca te olvides de pagar los impuestos, como dijo la Ana Inés. Y si llorás, que sea por una buena causa.. En Jujuy vamos a estar todos bien siempre, en Córdoba vos también. Espero que tu nivel de alcohol en la sangre no se eleve tanto, y que nunca consumas hierbas. (De buena onda te lo digo. Jaja) Te amo Primo, lo sabés, me podés, sos una de las pocas personas que me conmueven siempre. Espero que no te caiga mal esto, no sé mucho de irse a estudiar, pero creo haber sido lo bastante abstracta como para que lo entiendas.. Tu prima, por más pendeja que sea, te entiende.. Te quiero un montón. Gracias por todo.

PD: Espero que cuando escuchés Muchacha ojos de papel te acuerdes de mí y de cuando estabamos en tu auto y me dijiste; "Esa canción se llama niña ojos de papel no?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada